30 años BMW Serie 3: Tres décadas de calidad

Diego Zotes09 jul 2004
Hoy, cuando apenas faltan unos meses para la quinta generación de los BMW Serie 3, y a punto de cumplir los 30 años de vida, vamos a dar un repaso a la historia de esta fórmula de éxito que nació en 1975 y en la actualidad goza de una salud excelente.
Inicio
LA FORMULA DEL EXITO

a fondo :: 30 años BMW Serie 3 1

Porsche 911, Chevrolet Corvette, Volkswagen Escarabajo, Golf GTI, Mini, Seat 600… hay varias series de automóviles que han escrito una página importante en la historia del automóvil, y de los que se han editado multitud de documentos. Una serie sobre la que aún se hablado tanto como sobre los ejemplos antes mencionados, pero que de sobra merece un reportaje, es la Serie 3 de BMW, unos automóviles que desde su nacimiento fueron un claro objeto de deseo, aunque no excesivamente inalcanzables.
  Hoy, cuando apenas faltan unos meses para la quinta generación de los BMW Serie 3, y a punto de cumplir los 30 años de vida, vamos a dar un repaso a la historia de esta fórmula de éxito que nació en 1975 y en la actualidad goza de una salud excelente. Durante este periodo han pasado cuatro generaciones, denominadas con los códigos internos E-21, E-30, E-36 y E-46.
Enrique Marco, Autocity
6 de Agosto de 2004
Primera serie E-21

PRIMERA SERIE E-21

a fondo :: 30 años BMW Serie 3 2


La Serie 3 de BMW nace en 1975 con el objeto de sustituir a la Serie 02, es decir, a esos BMW 2002 que tan buenos resultados ofrecieron en competición, y en cuyo seno nació en primer automóvil de serie dotado de turbocompresor.
Estos coches mantendrían el estilo de la anterior saga, pero resultan más largos, anchos y bajos, y además recuerdan a la gran berlina de la Serie 5 aparecida dos años antes. Su carrocería de dos puertas tiene cierto aire deportivo, pero en el interior ofrecen un espacio más que suficiente para los ocupantes.
El nuevo BMW Serie 3 de 1975 es por tanto un vehículo de calidad, altas prestaciones y “caché”, pero con una funcionalidad sin pegas y con un precio no demasiado elevado. Los motores toman como punto de partida los que ya llevaban la anterior Serie 02, pero en algunos casos más potentes.
Las primeras versiones eran de cuatro cilindros y alimentadas mediante carburador (los 318 y 320), pero pronto llegarían los seis cilindros del nuevo 320 y del 323i, así como ya inyección Bosch K-Jetronic, o los modelos de acceso a gama: 316 y 315. En los años 70 el BMW 323i hacía furor, pues no era nada habitual disponer de un coche con 143 cv, que alcanzara los 200 km/h o que acelerase de 0 a 100 km/h en 8,7 segundos.
Segunda serie E-30

SEGUNDA SERIE E-30

a fondo :: 30 años BMW Serie 3 3


Con la carrocería E-30 el BMW comenzó a verse en España habitualmente. Fue en el año 1982 cuando se produjo el salto de una generación a otra, y cuando incorporó la versión de cuatro puertas. Su aspecto estético nos resulta mucho más actual, en gran parte por el elevado número de BMW E-30 que vimos circular por nuestras carreteras.
Al principio los motores eran prácticamente idénticos que los E-21, pues en las listas de precios figuraban los 316, 318i, 320i y 323i. Pero dos años y medio después, a mediados de 1986, se lanzaban dos nuevos modelos, el 325i que elevaba la potencia hasta los 170 cv y se convertía en el tope de la gama, y el 324d, el primer diesel de la Serie 3, un vehículo que a mediados de los 80 sorprendía por sus 86 cv y una velocidad punta de 180 km/h. Otras novedades de aquel año fueron la carrocería cabrio y el sistema de tracción integral para el 325ix.
El año 1986 nos trajo también un mito, un vehículo que necesitaría un reportaje aparte, el BMW M3, un automóvil creado como versión básica para la competición que montaba un motor de cuatro cilindros con culata de 16 válvulas y 2,3 litros de cilindrada. Nada menos que 200 cv desarrollaba este pura sangre capaz de llegar a los 235 km/h de velocidad punta y pasar de 0 a 100 km/h en 6,7 segundos. Por si fuera poco, sus pasos de rueda ensanchados hacían que el M3 fuera deseado nada más verlo. Bajo esta misma carrocería E-30, el M3 se comercializaría bajo versiones especiales de 215 y 235 cv.
Antes de cambiar de generación el BMW recibiría un ligero restyling, y también presentaría nuevas versiones, como los 318 is con culata de 16 válvulas y los 324 td, es decir con un turbo que aumentaba la potencia hasta unos excelentes 115 cv. Por último, decir que, aunque en esta generación no tuvo mucha aceptación, también se vendió la carrocería familiar Touring.
Tercera serie E-36

TERCERA SERIE E-36

a fondo :: 30 años BMW Serie 3 4


Llegó el año 1991, y con la nueva generación se produjo un “boom”, ya no sólo en imagen, sino también en ventas. Los nuevos Serie 3 presentaban en el 91 una línea mucho más aerodinámica, y un frontal que abandonaba los tradicionales cuatro faros redondos.
Los E-36 supusieron la diversificación de la gama, pues comenzó la oferta de sedán cuatro puertas, coupé de dos puertas, cabrio, Touring (éste sí tuvo ya una aceptación considerable), y también –ya en 1996- llegó el Compact. Toda la gama contaba en su equipamiento con elementos como el ABS o el airbag de serie.
Por motores, las versiones de acceso a gama seguían siendo muy similares a las del E-30, aunque el tope de gama, el 325i, llegaba a los 192 cv, mientras que la opción diesel evolucionó bajo las siglas TDS hasta los 143 cv.
El exclusivo M3 se presentaba con un diseño más discreto que en la anterior generación, pero sólo estéticamente, porque su mecánica recurría ahora a un seis cilindros de tres litros de cilindrada al que se le extraían en principio 286 cv. Posteriormente llegó la posibilidad de la carrocería de cuatro puertas (la única generación M3 de cuatro puertas) y el incremento de cilindrada hasta los 3,2 litros y de caballaje hasta los 321 cv. El M3 4p de 321 cv era un “curioso aparato”, pues por estética pasaba totalmente desapercibido, y por prestaciones (5,5 segundos de 0 a 100 km/h) podía enfrentarse a cualquier superdeportivo de los más codiciados.
Cuarta serie E-46

CUARTA SERIE E-46

a fondo :: 30 años BMW Serie 3 5


En el año 1998 se presenta la actual serie, denominada internamente E-46. La estructuración de la gama era similar a la anterior, pues contaba con los berlina 4p, los coupé 2p, cabrio, Touring y Compact. Las novedades que trajo consigo la serie E-46, además de las lógicas evoluciones mecánicas, fue la popularización de elementos electrónicos de ayuda a la conducción (control de tracción y control de estabilidad), el aumento de airbags, y los nuevos cambios de marchas automáticos con función secuencial.
Evidentemente también presentaba una estética notablemente variada, y también un interior con unos materiales de más calidad y mayor número de elementos de control.
En este periodo los motores diesel habían llegado al punto más álgido, y BMW estuvo atenta con el 320d de 136 cv, una mecánica que en principio no superaba por potencia a la anterior TDS, pero que ofrecía, gracias a su sistema common rail, un funcionamiento más suave, unas prestaciones excelentes, y sobre todo un consumo menor. Poco después llegaron los potentísimos 330d de 184 cv, éstos ya con motor de seis cilindros.
En gasolina se lanzó otro nuevo tope de gama: el 330i de nada menos que 231 cv, y los diesel evolucionaron en potencia, hasta 150 cv del 320d y hasta 204 cv del 330d
Otro aspecto que nos devolvió la Serie 3 E-46 fue la tracción integral, que había caído en el olvido en la pasada generación, y que se recuperó con un sistema muy evolucionado, y combinado también con las mecánicas de gasóleo: 330xd. El ya mítico M3 volvió a evolucionar en rapidez y eficacia, llegando en esta ocasión a los 343 cv, y estando disponible sólo en carrocería coupé
Como suele ser habitual en cada ciclo de una generación, mitad de “vida” reciben un restyling más o menos profundo, y esto es lo que sucedió a finales de 2001 en el BMW Serie 3. Junto a los retoques estéticos se presentaron algunas novedades, como la combinación de carrocería coupé de dos puertas con mecánica diesel: 320cd y 330cd. Por su parte, la familia M3 dispuso de un “cahorro” todavía más excitante, el CSL, con su chasis más ligero y la potencia incrementada hasta los 360 cv. En los M3 también se contempló la posibilidad de montar un cambio de marchas de competición: el SMG.