30 aniversario AACD: Una larga y bonita historia

a fondo 30 aniversario AACD 1
Enrique Marco15 jul 2010
Este veterano club aragonés, conocido por ser el organizador del Rally Hospederías de Aragón, continuará preparando actos para celebrar sus treinta años de historia.
Una larga y bonita historia
La Asociación Aragonesa de Clásicos Deportivos celebró el pasado fin de semana su primer acto conmemorativo del 30º aniversario. Al igual que hace un lustro, cuando festejó su veinticinco cumpleaños, acaparó el fin de semana con una cita doble, solo que en lugar de quedarse en Zaragoza y su entorno, como en la anterior ocasión, esta vez los socios de la AACD se trasladaron a la provincia de Teruel, en concreto a la Hospedería de La Iglesuela del Cid, en la preciosa zona del Maestrazgo, y al circuito de Motorland, en Alcañiz.
El punto de partida se fijó en las afueras de Zaragoza, en una estación de servicio ubicada en el comienzo de la carretera de Castellón. De ahí se puso rumbo a Alcañiz, aunque antes de llegar a la conocida localidad por su gran tradición automovilística la caravana se desvió hacia Calanda, en el corazón del Bajo Aragón. Nada más traspasar los límites de la Comunidad Autónoma y llegar a territorio castellonense se realizó la primera parada, en el Santuario de La Balma. Tras la visita se llegó a Forcall, lugar elegido para el almuerzo, y una vez repuestas las fuerzas se atacó el último y complicado tramo de carretera para llegar a La Iglesuela del Cid, municipio declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1982. Fueron algo más de 200 kilómetros con zonas de puertos de montaña y bajo un notable calor, lo cual no supuso mayores problemas para que los 25 coches inscritos llegasen sin contratiempos hasta el final de esta primera etapa.
La visita a la interesante localidad y el hospedaje en este establecimiento hotelero de cuatro estrellas dieron paso a la cena, al sorteo de regalos, a la entrega de recuerdos y a la animada fiesta que se preparó en la terraza de la Hospedería para tal ocasión. La jornada dominical comenzó con calma, y escogiendo unas carreteras algo más rápidas que las del día anterior, en concreto la N-232 que atraviesa Morella y Monroyo hasta llegar a Alcañiz. Ya en el circuito de Motorland se pudieron contemplar carreras de Turismos y de Clásicos puntuables para los campeonatos aragonés, madrileño y navarro de Velocidad. En dicha competición participaron pilotos de la AACD, logrado el triunfo en la primera de las mangas uno de ellos: Carlos Rivera (BMW 2002).
Respecto a los coches que se pudieron contemplar en esta excursión hubo mucha variedad, como es habitual en las actividades de la AACD. Destacaron por su espectacularidad un Cadillac El Dorado Cabrio de 1959 venido de Huesca, los diversos Porsche 911 y 944 de veteranos expilotos zaragozanos, las diferentes versiones de Mercedes SL y Coupe o los numerosos roadsters tales como MG, Alfa Romeo Spider y Seat Spider. Tampoco pasaron por alto algunas grandes berlinas de las marcas Jaguar y Dodge, ni desmerecieron en absoluto otros modelos más modestos pero perfectamente restaurados, como algunos ejemplares de Lancia Beta, Seat 128 o Volkswagen Golf Cabrio entre otros.
Este veterano club aragonés, conocido por ser el organizador del Rally Hospederías de Aragón, continuará preparando actos para celebrar sus treinta años de historia. Su presidente, José Manuel Bernad, así lo aseguró tras la cena, anunciando próximas actividades tanto en el circuito de karting de Zuera como en el macrocomplejo alcañizano de Motorland.