25 años del BMW M3: El M3 ya es un clásico

a fondo 25 años del BMW M3 1
Enrique Marco16 jul 2010
Todo empezó en agosto de 1985, cuando las revistas alemanas se hicieron eco de un Serie 3 que preparaba BMW con motor de cuatro cilindros y 200 cv y carrocería de 1.200 kilos.
Ya es un clásico de forma oficial, aunque el BMW M3 de la primera generación llevaba varios años considerándose como tal. Y es que pocos modelos han enganchado tanto como este deportivo derivado de la Serie 3, un modelo con el la firma bávara logró enamorar a los amantes de los automóviles de altas prestaciones, y un ejemplar que estaba llamado a popularizar la familia M, nacida en 1972 e iniciada por el superexclusivo deportivo BMW M1. A su fama también ayudaron los éxitos en competición, desde la conquista del Campeonato del Mundo de Turismos en 1987 hasta las numerosas victorias en carreras de resistencia o incluso rallys. Hoy día, si se conserva en buen estado, resulta casi imposible encontrar un M3 de ocasión perteneciente a la primera serie (E30) por menos de 15.000 €, prácticamente lo mismo que están pidiendo por algunos M3 de la tercera generación (E46). Ahora bien, quien desee entrar en esta honorable familia y no disponga de tanto presupuesto puede decantarse por el M3 de la segunda generación (E36), del cual sí hay ejemplares a precios más económicos, más o menos desde 7.000 euros.
Todo empezó en agosto de 1985, cuando las revistas alemanas especializadas se hicieron eco del Serie 3 “supervitaminado” que BMW estaba preparando. Se presentó oficialmente en otoño, durante el Salón de Frankfurt de ese mismo año, aunque las ventas comenzaron ya en 1986. La fórmula empleada puede tener cierta similitud con la utilizada por Volkswagen en su Golf GTI; solo que en el caso de BMW en un nivel de precio y prestaciones significativamente superior. En ambos caso se partía de un vehículo de gran producción, que seguiría siendo práctico y perfectamente válido para el uso diario, pero al que se le dotaba de unas prestaciones fantásticas y una conducción de lo más placentera.
Con una carrocería de dos puertas y una longitud de 4,34 metros, el M3 incorporaba un motor de cuatro cilindros 2.3 de 200 cv. Su caja de cambios era manual de cinco velocidades, trasladaba la potencia a las ruedas traseras y sus neumáticos eran muy pequeños para lo que estamos acostumbrados hoy día (205/55 R15). Gracias a su contenido peso de 1.200 kilos este “deportivo camuflado” podía pasar de 0 a 100 km/h en 6,7 segundos y alcanzar los 235 km/h. Le delataban sus anchos pasos de rueda y algunos aditamentos aerodinámicos, aunque el BMW M3 no dejaba de ser un coche discreto y totalmente utilizable para la vida cotidiana. Los éxitos en competición no tardaron en llegar, y las diferentes evoluciones y nuevas carrocerías tampoco. En 1988 vio la luz el M3 Evolution de 220 cv, y ese mismo año la variante descapotable. A finales de 1991 BMW había cosechado un gran éxito al vender nada menos que 17.970 unidades de esta primera generación M3. Y eso que no era barato, pues en España durante los primeros años de comercialización su precio superaba los 7,3 millones de pesetas.
En 1992 llegó el segundo M3. La principal novedad de éste era la sustitución del motor 2.3 de cuatro cilindros por un nuevo 3.0 de seis cilindros en línea. La potencia se elevaba a 286 cv, pero el peso también se incrementaba de forma muy notable, con 260 kilos más hasta llegar a los 1.460 kilos. Claro que las dimensiones también habían crecido, en ese momento con 10 cm más de longitud (4,43 metros). Aquí los neumáticos ya empezaba a tener una medida considerable, con llantas de 17 pulgadas, y las prestaciones se incrementaba hasta los 250 km/h de velocidad punta y 6,0 segundos en aceleración de 0 a 100 km/h.
El año 1994 trajo muchas novedades, pues se introdujeron las versiones cabrio y, por primera vez, sedán de cuatro puertas. El M3 berlina medía y pesaba lo mismo que el coupe, por lo que mantenía las mismas prestaciones. En año siguiente se introdujo una sustancial mejora mecánica, con la adopción del propulsor 3.2 de 321 cv y la caja de cambios de seis velocidades. Las prestaciones mejoraron, y ahora el M3 ya sólo invertía 5,5 segundos en el 0 a 100 km/h. Otra novedad importante llegó en 1997, con la opción de montar el cambio automático secuencial SMG, el cual se impuso en los últimos años como opción preferida. La producción cesó en 1999 con nada menos que 71.242 M3 (E36) fabricados, cuadriplicando así las cifras de su antecesor.
Llegamos al año 2000, en Autocity ya estábamos trabajando y ya probamos el M3 (E46), un modelo que volvía a incrementar su potencia pero también su tamaño y peso. En este caso el M3 Coupe medía 4,49 metros de largo (6 cm más que el anterior) y pesaba 1.570 kilos (110 kilos más que el anterior), pero gracias a su motor de seis cilindros de 3,2 litros y 343 cv mejoraba tres décimas el registro de aceleración de su predecesor, para marcar un excelente 5,2 segundos de 0 a 100 km/h. Las llantas ya eran de 18 pulgadas, sus controles electrónicos de ayuda a la conducción ya eran similares a los de ahora, e incluso se montó un diferencial autoblocante M. Ese mismo año se lanzó el M3 Cabrio, y la caja de cambios SMG estaba igualmente disponible; pero en esta generación nunca se fabricó un M3 con carrocería de cuatro puertas. Fue en 2003 cuando llegó una versión muy especial y bautizada como M3 CSL, la cual incrementaba la potencia hasta los 360 cv y, sobretodo, bajaba el peso hasta los 1.385 kilos gracias a la utilización de materiales ligeros. Lógicamente mejoraron las prestaciones y el registro de aceleración de 0 a 100 km/h rompió por primera vez la barrera de los cinco segundos para fijarse en 4,9 segundos.
En 2007 apareció el actual M3, el cuarto de la saga. El cambio más significativo fue el montaje del motor 4.0 V8 de 420 cv, que además en este caso no vino acompañado de un incremento de peso notable, pues apenas pesaba 10 kilos más que el M3 anterior para dar en la báscula (en vacío) 1.580 kilos; y eso que sus medidas aumentaron considerablemente hasta los 4,61 metros de largo. En esta generación se ha vuelto a contar con un M3 de cuatro puertas y, por supuesto, con el M3 Cabrio. Por suerte, esta historia es una historia viva, y 25 años después continúa con la introducción de nuevas versiones, como el futuro M3 GTS, una serie muy limitada con nada menos que 450 cv y un peso reducido a 1.530 kilos. Esperemos que dentro de 25 años podamos hablar del cincuentenario de la saga M3, algo muy probable debido a la enorme cantidad de entusiastas del M3 que existen en todo el mundo.